Una idea, mucha pasión y un equipo extraordinario.

Estamos aquí para dejar nuestra huella en el mundo. Un huella con la que podamos mirar atrás y sentirnos orgullosos. Nuestros sueños son los que nos llenan de ilusión y nos hacen querer replantear las cosas. Pues bien, el sueño de Pablo Mas, fundador de Yuccs, es cambiar la industria del calzado hacia una nueva categoría inspirada únicamente en materiales naturales premium.

Con la mente fija en crear el zapato más cómodo del mundo, un zapato que respetara el medio ambiente, sabía que tenia que apostar por un material muy innovador, dejando atrás las pieles y sintéticos más conocidos.

Necesitábamos de un material muy innovador.

Fue entonces cuando decidimos remontarnos a años de historia, cuando la lana merina se consideraba oro en España, un material que fue a menos con la aparición de los sintéticos y sus precios más competitivos. Allí encontramos la respuesta, el problema era que teníamos que desarrollar todo desde cero, un tejido único creado desde la misma fibra. Un plan de investigación y desarrollo que solo fue posible gracias a la colaboración del Instituto Tecnológico Textil AITEX.

En ese momento, Pablo Mas decidió asociarse con su amigo Nicolas Denolle, creatividad en estado puro. Ambos compartían una misma visión: crear algo de lo que poder estar orgulloso.

El resto es menos bonito de contar. Son horas y horas de trabajo, es insomnio y una considerable ración de estrés e ilusión entremezclados. Pero esta parte la vamos a pasar a cámara rápida hasta llegar al momento en el que los dos sujetaron las primeras Yuccs que se fabricaron y a hacer zoom en la enorme sonrisa que se les dibujó.