yuccsgeneration

#Yuccs Generation: David Velduque

El cine no es rodar una historia, es el resultado de la harmonía entre lo visual y tu pasión.
#Yuccs Generation: David Velduque

David Velduque, director madrileño que plasma con su cámara historias reales llevadas al detalle visual, donde la harmonía del color y sonido son un viaje para el espectador. Es un placer hoy estar contigo David y ser ejemplo y figura de #YuccsGeneration. 

 

¿Siempre has querido ser director de cine?

Siempre he querido desarrollar mi lado artístico y creativo, es algo que ha estado presente en mi vida desde muy pequeño. Yo me encerraba en mi habitación y me leía todos los números de la revista Fotogramas, fascinado con el mundo del cine, los directores, los creadores y los actores. De hecho, es curioso porque mi carrera artística comenzó como actor, una faceta que pronto comencé a combinar con mi trabajo como director. La idea de dirigir surgió de una forma bastante natural, con el objetivo de poder poner en marcha mis propios proyectos, y poco a poco se fue convirtiendo en una increíble obsesión que me ha llevado hasta el día de hoy.

“En todas mis historias hay una conexión directa con mi propia vida, con el momento vital en el que me encuentro, y creo que eso es lo que me ayuda a conectar con la gente.”

¿Qué te inspira a la hora de crear tus cortos?

Hay muchas notas de inspiración a la hora de ponerme a crear mis proyectos. En todas mis historias hay una conexión directa con mi propia vida, con el momento vital en el que me encuentro, y creo que eso es lo que me ayuda a conectar con la gente.

También encuentro inspiración en el trabajo de otros artistas y creadores como Michael Haneke, Gaspar Noé, David Lynch o Xavier Dolan. El componente de oscuridad, sexual y retorcido es lo que más me mueve.

¿Cuál es el impacto que quieres generar en la sociedad con tus obras?

Cuando conectas con una historia te lleva por caminos que te hacen soñar, llorar o morirte de miedo. Y eso supone a veces una catharsis personal para el espectador que se puede traducir en que tome decisiones importantes en su vida. En mi caso, lo importante a la hora de crear es centrarme en el proceso y no en el resultado. Encontrar aquello que resuena conmigo y que conecta de una forma muy profunda, y a partir de ahí desarrollar la historia.

Ha sido emocionante ver el impacto social que han generado mis cortometrajes. De hecho, me llegan muchos mensajes a través de redes sociales y mails compartiendo historias personales de superación que me recuerdan lo mágico que tiene el mundo del cine. Mi trabajo como creador es centrarme en este ritual, que a veces viene muy cargado de miedo o inseguridad, es la forma que me hace crecer y que veo que además conecta con la gente.

“Mi mayor reto y a la vez satisfacción en estos años ha sido apostar por mi crecimiento personal.”

¿Cuál ha sido el mayor reto al que has tenido que enfrentarte estos años?

Mi mayor reto y a la vez satisfacción en estos años ha sido apostar por mi crecimiento personal. Ha sido fundamental para llevarme al punto en el que me encuentro ahora mismo, tanto a nivel personal, profesional como artístico.

Considero imprescindible luchar por tener un espacio en el que poder crecer, cuidarte, experimentar y analizar el porqué de muchas cosas. Un espacio que te ayude a entenderte mejor, a quererte y perdonarte. Es la mejor forma para tener una mejor relación contigo mismo y con tus compañeros de viaje.

Estigma ha sido tu cortometraje más íntimo hasta el momento ¿fue difícil “hacer real” tus mayores miedos?

‘Estigma’ habla sobre esa prisión interna que nos construimos por miedo al rechazo social y a no ser amados por lo que somos, algo con lo que todos nos podemos sentir identificados. Una historia que he encarado desde una visión muy personal, poniéndome al frente de cómo vivo en mis propias carnes el miedo a las enfermedades y a no ser correspondido.

El proceso fue difícil desde el primer momento, parecía que todo se hacía más complicado de lo habitual desde la preproducción, la producción hasta la postproducción. A día de hoy, sin duda, tanto el equipo como yo hemos aprendido mucho a través de este proyecto que ahora nos está dando tantas alegrías. Estrenamos a nivel mundial en el Fantastic Fest de Texas, uno de los festivales más importantes del mundo, y ya llevamos más de 30 selecciones. Pronto desembarcamos en España con una noticia maravillosa que estoy deseando compartir.

“Tengo unos compañeros de viaje que me hacen muy feliz, y me encuentro en un momento de plenitud tanto con mi equipo como a nivel personal.”

¿Quién o quienes son las personas que forman parte de tu equipo y por las que todo es posible?

Me encanta esta pregunta, porque es poco habitual además en las entrevistas. Tengo unos compañeros de viaje que me hacen muy feliz, y me encuentro en un momento de plenitud tanto con mi equipo como a nivel personal. Sé que suena muy pastel, pero es así.

Sobre todo trabajo mano a mano con Marco Laborda, con quien co-creo muchas de mis historias y que además es mi Production Designer dentro de mis proyectos audiovisuales. Y también con Hannah Mitchell, con quien también he trabajado como guionista y que habitualmente es la Production Manager de mis proyectos, gestionando toda la producción. Muy feliz de compartir camino con ellos y con nuestro amplio equipo de colaboradores. Son pura inspiración.

Qué consejos le darías al resto de emprendedores jóvenes y creativos como tú?

Creo que cada emprendedor y proyecto son un mundo completamente diferente, no soy muy amigo de dar consejos, aunque sí que es verdad que se comparten ciertas aptitudes y cualidades humanas para levantar una empresa. Bajo mi punto de vista lo más importante es amar lo que haces y ser consciente del precio que estás dispuesto a pagar por sacar a tu “hijo” adelante.

En mi caso soy un perfeccionista y autodidacta. En un primer momento, han sido características que me han ayudado a crecer y a llevar mi proyecto a un punto de equilibrio, pero ahora me encuentro en otra fase. Actualmente estoy en un momento de reconexión con el disfrute dentro del proceso y me encuentro pleno. Feliz.